A SANGRE FRIA

La Policía aflora el macabro rastro que un asesino dejó en Internet antes de matar a su pareja

El criminal visitó numerosas webs sobre crímenes y métodos para matar. Consumado el asesinato se entregó en una comisaria cercana

La Policía aflora el macabro rastro que un asesino dejó en Internet antes de matar a su pareja
Parche Policia Nacional

Numerosas y reiteradas búsquedas en Internet y visitas a páginas relacionadas con crímenes y métodos para matar a una persona es el macabro rastro que dejó David en la red.

Un hombre de 39 años, de Zaragoza, que durante los siete días anteriores al mortal estrangulamiento de su pareja Raquel D. P., de 37 años, con la que tenía una hija en común, se documentó para realizar el crimen.

La Policía ha recopilado esas ‘visitas’ del acusado a Internet y lo ha hecho constar en un informe que acaba de entregar al juzgado que instruye el caso, según recoge ABC.

Los policías que se encargan de la investigación del caso han reflejado al detalle esas búsquedas y visitas a páginas web que hizo el acusado en la semana que transcurrió desde que ella le dijo que quería poner fin a la relación hasta que él la mató, el pasado 26 de junio.

A tenor de lo descubierto por los investigadores, las visitas a esas páginas web se produjeron a las mismas horas del día y se habrían realizado con el ánimo de recopilar información para acabar con la vida de su pareja.

Este informe de los investigadores desmontaría la versión que ofreció el acusado cuando se entregó a la Policía horas después de cometer el crimen, cuando afirmó que fue fruto de un arrebato espontáneo. Pero el rastro que dejó en Internet apuntaría a lo contrario, a que fue premeditado y planificado con antelación.

Las búsquedas y visitas a portales web son significativas. Según recoge El Periódico de Aragón citando el contenido del informe policial, entre los contenidos que visitó el asesino confeso figura una página web que detalla «Once maneras de matar a una persona»; otra que habla sobre las diferencias entre la muerte por rotura de cuello y la provocada por degollamiento o decapitación; otra relativa al proceso de muerte por ahorcamiento; una web en la que se muestra instrumental de ajusticiamiento como horcas, cadalsos o sogas, y otras en las que se informaba sobre diversos crímenes.

Las primeras búsquedas constatadas por la Policía en esa semana previa al asesinato tuvieron lugar en la noche del 18 de junio, el mismo día que la mujer le había dicho que quería acabar con la relación y que él tendría que abandonar el piso en el que convivían, un primer piso en el número 14 de la calle Marcos Zapata, en el zaragozano barrio de Delicias. La cadena de búsquedas siguió días después, y el crimen sucedió el 25 de junio, en plena noche.

El hombre estranguló mortalmente a su pareja. Cuatro horas después se entregó a la Policía. Y también para eso recurrió a internet: consta que buscó «comisarías cercanas» que estuvieran abiertas en ese momento, en la madrugada del 26 de junio.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Fernando Veloz

Economista, comunicador, experto en televisión y creador de formatos y contenidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído